Sin categoría

RECOMENDANDO LECTURAS: LA COLINA DEL ALMENDRO de Mayte Esteban

La recomendación literaria de esta semana va para La colina del almendro, una bonita historia escrita por la autora Mayte Esteban. En esta entrada vais a encontrar la reseña y un plus, casi un regalo, puesto que si continuáis leyendo podéis disfrutar de las palabras que la autora ha querido compartir con vosotros para que conozcáis un poco más como fue el proceso de escritura de esta novela.

Como decía, La colina del almendro es una bonita historia con un bonito y evocador título, al menos a mí me lo resulta, puesto que parece que se abre ante nosotros la imagen de una verde y sinuosa colina en la que refugiarnos a la sombra de un gran almendro. Ascender por ella será un agradable paseo; y disfrutar de las vistas, arriba del todo, es como el premio recibido tras la caminata.

Y así, del mismo modo que nos guarecemos bajo esas ramas, podemos hacerlo al entrar entre las páginas de La colina del almendro, refugiándonos entre su trama, a la espera de acontecimientos que marcaron de manera irreversible a la humanidad como fue la Primera Guerra Mundial.

Ahí es donde Mayte enmarca parte de La colina del almendro. Pero antes de llegar a esos episodios os sitúo en la historia.

Mary

Mary, hija del conde de Barton. Una chica inteligente, dulce y sencilla que de un día para otro, y por orden paterna, debe contraer matrimonio con un completo desconocido. Por si esto fuera poco, la boda se celebrará por poderes, puesto que su marido, un comerciante residente en Boston, no acudirá al enlace.

La vida de Mary da un giro radical. De ser una niña que no ha de ocuparse de nada, pasa de la noche a la mañana a verse en una situación económica muy complicada puesto que no tiene ingreso alguno para subsistir. Su marido está ausente. Su familia se encuentra lejos y ni siquiera se molestan en mantener correspondencia con ella. Tendrá que sacar una casa adelante con la ayuda de una servicial cocinera y dos gemelas cuya historia os enternecerá y os llegará al corazón.

Un marido desconocido y ausente

John Lowell es el marido ausente, un rico personaje que está fraguando una venganza contra el padre de Mary, aunque desconocemos sus motivos. Estos los iremos descubriendo poco a poco a medida que la lectura avance.

De este modo, la autora crea el desconcierto y despierta nuestro interés por conocer qué ha movido a esa persona a cebarse con una muchacha que no conoce y que además es el vehículo para llevar a cabo su venganza. Al mismo tiempo, esto hará que crezca en el lector la animadversión hacia John, ese marido que tanto hace sufrir a Mary, personaje que os enamorará nada más abrir las páginas de La colina del almendro.

Gran juego de intriga el que Mayte Esteban consigue con la trama, ya que el ritmo de la historia no decae en ningún momento y esto nos hace avanzar en la lectura sin apenas darnos cuenta.

Un amigo incondicional

El doctor James. El amigo que le dará otra perspectiva a Mary de la vida. Él será, además de un gran apoyo en los duros momentos que atraviesa, la persona que le muestre a esa jovencita, criada en cuna de ricos, cómo está cambiando el mundo. Le hará ver que las mujeres no deben rendir pleitesía a ningún hombre, bien sea este un padre o un marido.

Gracias a James tendrá contacto con mujeres que promovieron los movimientos feministas que en esa época se empezaron a gestar. Todo ello, unido a la lucha que Mary emprende sola para sacar adelante a quienes dependen de ella, le harán ver la valía de las mujeres más allá de bailes, compromisos sociales y matrimonios concertados.

Por boca de James viviremos esa Primera Guerra Mundial, pero no en primera línea de fuego, si no esa guerra que se libraba en los hospitales, la que se escondía tras la batalla: los heridos, los amputados, el sufrimiento, el duro trabajo de curar en unas difíciles condiciones. Él es médico, y la autora nos acercará a la realidad de esa guerra desde otra perspectiva, la de todos aquellos que libraron otra batalla, una sin un arma entre las manos.

Inmersión en el pasado histórico

Esta es otra de las grandes bazas de La colina del almendro. Mayte Esteban es licenciada en Geografía e Historia, sus conocimientos a la hora de relatar acontecimientos como los de la Primera Guerra Mundial, añadidos a todo el trabajo de documentación que hay detrás, se notan en la manera de ambientar esta novela, repleta de datos que nos harán situarnos en esa época con gran facilidad, pero datos inherentes a la vida de los protagonistas.

En ocasiones, otras novelas en las que episodios de la historia de la humanidad tienen un peso importante en la trama, se nos suelen hacer largas, pesadas y farragosas. Pero no es este el caso de La colina del almendro, puesto que Mayte Esteban nos lleva de la mano por el viaje lleno de dificultades que Mary emprenderá en cada ocasión que la vida le dé un revés.

Una historia de superación y lucha

Esta es una novela romántica histórica en la que descubriremos a una protagonista muy distante de los tópicos en la novela romántica de ese género. Mary se reinventará así misma en cada ocasión que la vida se le ponga en contra y esto será a lo largo de toda la novela, por lo que los giros en la trama están garantizados, haciendo estos, de La colina del almendro, una novela dinámica, fluida.

Cuando ya creemos que todo se solucionará, un acontecimiento nuevo viene a perturbar la vida de Mary y de quienes la acompañan en su nuevo periplo, fue una época de cambios y eso nos los muestra Mayte Esteban a través de la vicisitudes y penurias que la protagonista deberá hacer frente.

Un resumen para acabar de convenceros

La colina del almendro es una novela romántica histórica excelentemente ambientada, cuyas descripciones están hechas con un gusto exquisito. Vuelvo a mis palabras al inicio de esta entrada: es un paseo entre páginas hasta coronar esa suave elevación de la colina, deseando alcanzar la sombra de ese almendro que es el desenlace de una trama tejida con precisión.

Intriga, buen gusto, Historia. Personajes secundarios extraordinarios. Inmersión de forma ágil en los acontecimientos que afectaron al desarrollo de los derechos de la mujer.

Una protagonista fuerte inteligente y decidida. Un personaje lejos de las damas de su época, que luchará por sobrevivir, haciendo que queramos remar con ella cada vez que sale a flote y consigue resurgir de sus cenizas, porque ante todo Mary es un ejemplo de valentía y superación. Una protagonista de novela romántica histórica que no te dejara indiferente y que te sorprenderá.

Mayte nos habla de cómo nació y se fue gestando La colina del almendro

Empecé a escribir La colina del almendro en 2014, cuando se cumplían 100 años del inicio de la Primera Guerra Mundial. Me di cuenta de que hay muchas películas, mucha documentación y muchos documentales sobre la Segunda, pero esta, aunque la he estudiado (soy Licenciada en Geografía e Historia), la tenía menos clara.

Además, sabía que la guerra supuso el verdadero principio del siglo XX. Los avances en aviación, medicina, industria, fotografía aérea… los cambios sociales derivados de la masiva incorporación de las mujeres a las fábricas y otros trabajos antes vetados, como: conductoras de autobús, empleadas de banca… Porque faltaban hombres, los cambios de mentalidad, en la economía… Fue una revolución, un vuelco. Un cambio total con respecto a lo que se conocía hasta ese momento. Y yo quería plasmarlo en una novela.

 

Pensé que podía partir de un personaje lleno de inocencia y anclado en las costumbres del XIX, y quien mejor representaba eso era la aristocracia rural británica. Una mujer, casi una niña, era perfecta, y un matrimonio de conveniencia era ideal, sobre todo si no se resolvía como la mayor parte de la gente espera de una novela.  

Mary, la protagonista de La colina del almendro es especial. Se conforma con lo que han pensado para su futuro, no protesta, solo reacciona cuando la situación a su alrededor se descontrola, se ve envuelta en la venganza de John y eso provoca que se empiece a cuestionar las mismas cosas que se cuestionaba la sociedad en ese momento. Aunque en ella sea porque no le queda más remedio.

Es un cambio, el de Mary, que no tiene vuelta atrás. Justo como ese cambio que se produjo en esos años de principios del XX.

Durante la escritura fui despacio. Como he publicado romántica contemporánea, no sabía cómo sería la aceptación a que yo cambiase de registro, así que, mientas la estaba escribiendo, iban pasando otras cosas: quedé finalista en el premio HQÑ con La chica de las fotos, escribí Entre puntos suspensivose incluso otras dos novelas más que están inéditas. Cuando me sentía bloqueada o pensaba que no estaba siendo la historia como quería, escribía otra cosa, me daba tiempo a mí misma, y luego volvía a ella con más empuje.

Para escribirla usé un cuaderno de notas muy sencillo, uno de esos que llevan los niños al colegio de cuadros y anillas. También, por la inmensa cantidad de personajes que tiene la novela, acabé haciendo un árbol genealógico en una cartulina, que luego descubrí que me hacía más falta a mí que al lector.

En la  fase de documentación leí ensayos de este período, libros de  texto, vi muchos documentales (todos los que encontré), busqué en páginas web… La mayor parte de esa documentación quedó descartada porque yo quería centrarme en la retaguardia más que en el campo de batalla, pero a mí me aportó mucho personalmente.

Escribo siempre directamente en el ordenador. Antes de construir cada escena (no escribo más de una por día), como suelo escribir por las mañanas, doy un paseo a mi perro, Ulises, por el pinar. Mientras él corre, yo voy pensando en lo que quiero contar ese día. Al llegar a casa, paso, las ideas a un borrador; son notas sobre lo que quiero contar y en el orden que quiero hacerlo y lo hago a boli en una hoja de cuaderno (que destruyo, porque es como decirme que eso ya está listo). Después, reviso la escena que escribí el día de antes, para no perder el tono en el que estoy narrando y escribo la siguiente.

De vez en cuando hago paradas para revisar todo lo que llevo, por si tengo que ajustar detalles, y eso me sirve también para ir corrigiendo día a día y que el texto, cuando termine, esté lo más limpio posible.

Esta novela se la he dedicado a Pilar Muñoz, que es escritora y fue la ganadora  del premio Indie de Amazon de 2018, porque ella me empujaba día a día a que no la abandonase (tengo media docena así) y también a mi hermana. Como anécdota, os cuento que a ella le gusta poco leer y me dijo: “Me has dedicado la novela para que no tenga más remedio que leerla…” No le vendrá mal, nos parecemos tanto que a veces a ella le han pedido que firme libros.  

Pintina Cuneo y el blog de las pequeñas cosas tan solo desea añadir la enhorabuena a Mayte Esteban por regalar a la novela romántica histórica esta preciosa novela y por colaborar con sus palabras en esta entrada de hoy.

Y si te gusta la novela romántica te gustará pedalear junto a La pelirroja de la bicicleta, ven y descubre una bonita historia de dos envuelta entre risas y momentos tan tiernos como divertidos.

Autor

antonio.izquierdo.ai@gmail.com

Comentarios

1 febrero, 2020 a las 10:13 am

Le regalé «La colina del almendro» a mi hermana y fue un acierto total.
Enhorabuena por tu reseña!!!!



1 febrero, 2020 a las 10:48 am

Pintina, tus reseñas son especiales. Y el libro que recomiendas es una delicia. Me encantó «La colina del almendro».



1 febrero, 2020 a las 11:06 am

Pintina Cuneo, es una delicia leerte. La recomendación literaria de hoy la doy por bien empleada, enhorabuena!. Animada a leer «La colina del almendro».



1 febrero, 2020 a las 5:22 pm

Con tan excelente recomendación seguro que «La colina del almendro» merece mucho la pena.
Ya había oído hablar de esta novela y me quedo con ganas de empezar ya a leer.🥰





    19 febrero, 2020 a las 1:26 pm

    Muchísimas gracias Mayte, por todo. Gracias por colaborar y muy agradecida con que el hecho de que te haya gustado tanto mi reseña, hecha con todo el cariño y el respeto. Enhorabuena de nuevo por tu preciosa novela. Excelente historia.



2 febrero, 2020 a las 9:33 am

Viene San Valentín, anotado queda el libro para mi regalo.



2 febrero, 2020 a las 9:44 am

Me encanta tu blog, gracias a él he encontrado este libro que pienso regalar a mi pareja.



2 febrero, 2020 a las 11:00 am

Preciosa reseña y una recomendación perfecta. «La colina del almendro» es una novela redonda.



5 marzo, 2020 a las 6:32 pm

¡Qué buena reseña! La he terminado hace poco y me ha encantado leer tus impresiones y las palabras de Mayte sobre el proceso de creación de su novela. Ha sido una gran lectura. A ver si saco un hueco y la reseño yo también.



Deja un comentario