pintina-cuneo
especiales

POSTS DE CUARENTENA III

pintina cuneo

Aquí me tenéis, a mi otro yo de dibujo, a Pintina Cuneo en modo:

¡Oh! ¡Tengo una nueva historia que contar!

¡Oh! ¡Necesito ponerme con ella ya!

¡Oh! ¡Tengo que subir un post a Facebook!

¡Oh! ¡Y también una imagen sugerente a Instagram!

¡Oh! ¡No olvides redactar el escrito de hoy de Pintina Cuneo y el blog de las pequeñas cosas!

¡Oh! ¡Y se me ha pasado promocionar La pelirroja de la bicicleta!

¡Ohhhh! ¡Si todavía no he dicho que mi nueva novela sale dentro de poco!

Sí, porque aunque sigamos de cuarentena, aunque ya hayamos iniciado la tan ansiada desescalada, aquí sigue Pintina Cuneo con sus promociones, escritos y comentarios varios en redes sociales, porque, tal y como yo digo, «el noveleo no para», las historias siguen llegando hasta mí y porque si no te haces ver a diario parece que no estás, aunque bien es cierto que intento hacerme visible de un modo variado y sobre todo procuro no saturar hablando siempre de lo mismo.

Y por cierto, sí, la Editorial Kiwi está interesada en una de mis novelas románticas, participé con ella recientemente en su concurso Premio de Novela Romántica Kiwi RA y mi historia consiguió pasar a la ronda final, por lo que verá la luz dentro de muy poquito. Por ahora os adelanto el título: UNO COMO LOS DEMÁS y en breve tendréis la portada y el maravilloso y original book tráiler que mi diseñador Antonio Izquierdo ha realizado para dar a conocer esa bonita y tierna novela.

Y hoy, para hacer entretenida la espera en esta fase de desescalada os invito a bucear en algunos de los posts que suelo dejar en Facebook, cortitos y entretenidos, aquí están:

El primero de ellos y a pesar de que hoy no toca, es para felicitar a mi madre en su día, ayer fue el día de la Madre y quiero dejar aquí el post que le dediqué:

rosa sobre piano

Gracias mamá

Por el zumo de naranja.

Por la granada con azúcar.

Por el chocolate de los domingos.

Por coser vestidos para mis muñecas.

Por la Mercromina de las rodillas.

Por reñir cuando tocaba.

Por enseñarme a ir tras la estela de tu bicicleta.

Por todas las canciones cantadas.

En todo este tiempo, tiempo de cuarentena donde eso, el tiempo parece que se ha detenido, o al menos ralentizado, durante ese tiempo un post como el que viene a continuación no tiene mucho sentido, puesto que la rutina y el estrés no nos tienen absorbidos de un modo que necesitemos el botón del que os hablo, pero quiero subir este escrito para que nos detengamos un instante a pensar y valoremos lo diferente que es nuestro día a día cuando nos abruman las responsabilidades:

Pulsar y detener

botón de semáforo

Este singular botón en los semáforos en teoría sirve para detener el tráfico.

Pero ¿y si en lugar del tráfico pudieras detener otras cosas? ¿Qué sería?

  • ¿Detendrías el ritmo de esas personas que nunca tienen tiempo para pasarlo contigo?
  • ¿Detendrías el tiempo cuando estás disfrutando de las buenas cosas?
  • ¿Detendrías una conversación estúpida que no va a ninguna parte más que para hacerte enfurecer?
  • ¿Detendrías ese dulce postre en tu lengua para disfrutarlo más tiempo?
  • ¿Detendrías un tierno beso en tus labios para hacerlo eterno?
  • ¿Quizás detendrías la vida porque va demasiado deprisa?

¿Para qué pulsarías ese botón? Piénsalo para cuando toda esta crisis del Coronavirus pase y volvamos a nuestra cotidianidad.

La chica del abanico

chica del abanico

Noche de baile.

Aquella misteriosa dama se escondía tras su bonito abanico.

Ricamente vestida.

Primorosamente peinada.

Maquillada con dulzura.

Los caballeros le dedicaban miradas encendidas, de esas que ruborizan.

Y el resto de damas, simplemente la envidiaban, obsequiándola con miradas, pero de esas que traspasaban.

Aunque ella no había concedido ni un solo baile.

Nadie de los allí reunidos entendía qué le ocurría a la más bella y admirada.

No se separaba de ese abanico tras el que elegantemente se parapetaba como si de un muro se tratara.

Y ella, en silencio, únicamente se lamentaba: la joven dama había olvidado depilarse el bigote.

¡Sí! ¡Hasta a las más bellas les pasa!

Nos vemos entre post y escritos, entre fotos e imágenes, en las líneas de mi novela y entre párrafos de este blog que sin vosotros no tiene razón de ser.

Feliz lectura!!!!

Autor

antonio.izquierdo.ai@gmail.com

Comentarios

4 mayo, 2020 a las 9:27 pm

Que razón tienes. La vida parece que se para en un momento como este pero no es así. Espero que todo lo que estas haciendo de sus frutos lo antes posible y que podamos disfrutarlo contigo.



Deja un comentario