La pelirroja de la bicicleta
Novelas

LA PELIRROJA DE LA BICICLETA

«Hoy os voy a recomendar un libro… Así debería empezar la entrada de hoy, pero sería como decir “voy a enseñaros una piedra” refiriéndome al Everest.

Incompleto; absolutamente por debajo de lo requerido para una ocasión tan especial como lo es para mí poder recomendaros La pelirroja de la bicicleta de Pintina Cuneo. Esta historia no es solo un libro, es algo más. Tiene alma, hay vida en esas letras; vida de verdad. Así que empecemos de nuevo: hoy os voy a recomendar a unos amigos que os van a conquistar el corazón.

Pintina Cuneo no escribe historias, concibe vidas.

Manufactura personas allí donde debería haber personajes, y teje recuerdos vivos donde otros solo son capaces de establecer tramas literarias. Así es el talento creativo de Pintina. Es por ello que esta recomendación en mi blog es obligada. Mi apuesta por ella es total. Voy con todo. All in.

He tenido la suerte de leer bastantes cosas de su autora, algunas antes de ser publicadas, y no puedo evitar sentir la malicia que se arraiga en mis tripas al pensar en los pobres lectores que no han tenido la misma suerte… En la vida siempre hay privilegiados, y esta vez me ha tocado en el lado bueno, ese que me ha permitido disfrutar en primicia de alguna de las creaciones de Pintina. Y, además, de poder tener acceso a la persona detrás de la obra, que eso ya es acertar los cinco y el complementario, el décimo de la serie, el bote de Boom y Pasapalabra. Juntos.

Pero he aquí su primera publicación, a través de la editorial Penguim Random House y de su sello Selecta, y es inevitable pensar que el mundo es justo porque ahora todos podéis disfrutar de su arte literario. Es justo para sus lectores, que ya tienen la posibilidad de abordar una de sus obras, y para la literatura romántica que gana enteros con este libro en el mercado.

¿Qué os voy a decir de la Pelirroja de la bicicleta?

Qué es una novela disfrutona, ágil, con toques de simpatía sin dejar de lado la profundidad. Destaco su obra por su encanto etéreo más que por sus características tangibles. Esa es la magia de Pintina: la naturaleza de lo que cuenta, que hace que parezca tan sincero que las letras empiezan poco a poco a tomar forma y a convertirse en la piel de unos personajes de verdad. Sus historias se degustan poco a poco, como la buena cocina, y el retrogusto que dejan es el sello que identifica a Pintina Cuneo.

Una vez que llegas al punto final, no sientes que has terminado una historia, sino que has conocido a nuevas personas. Su impacto es tal que uno no olvida sus personajes más allá de su fin; uno espera encontrar a sus protagonistas en el café de la esquina, tanto por su realismo como por el deseo de saber de ellos más allá de la trama.

Esa es la magia de Pintina Cuneo, una autora capaz de llevarte a unos protagonistas encantadores a través de sus páginas, y de no querer (ni poder) olvidarlos una vez cerrado el libro. Recomendado sin duda. Sello esa opinión con la felicidad que me causa poder dedicarle unas palabras en mi blog» Reseña publicada el 6 de mayo en el blog de Jon Ícaro.

Bueno, en el blog de las pequeñas cosas de Pintina Cuneo, o sea, yo misma, hoy tocaba hablar de mi primer libro publicado: La pelirroja de la bicicleta, y nada mejor que otras voces para hacerlo. No quería iniciar la entrada de hoy alabando mi novela, estaría feo, es por eso que he preferido que lo hagan otros y ahí os he transcrito la reseña que Jon Ícaro dejó para mí, y todo el que se acerque a su blog, para comentar mi novela.

Sus palabras se agradecieron infinito en su día y me siguen llenando de orgullo, porque tal y como él dice conoce bien mi manera de relatar y ha captado eso que tanto empeño pongo a la hora de describir y haceros llegar a mis protagonistas: mi máximo deseo es que los sintáis como parte de vuestro círculo más cercano y que tengáis la sensación de que podéis encontrarlos en cualquier parte mientras paseáis.

Me sucede incluso a mí cuando paseo por la calle o voy camino del trabajo, siempre hay algún rincón de mi día a día descrito en mis novelas y lo mejor es que suelo encontrarme frente a frente y en los lugares más inesperados con alguna chica como mi protagonista, bien por su físico o porque luce algún elemento en su atuendo descrito por mí en mis novelas.

La casi totalidad de La pelirroja de la bicicleta transcurre en un pueblo y siempre que regreso a ese pueblo real del que surgió la idea de la novela me retrotraigo hasta sus páginas y puedo sentir lo mismo que sus protagonistas, me imagino a esa pelirroja pedaleando veloz para no llegar tarde a su trabajo y parece que me vaya a salir en cada curva del polvoriento camino que ella siempre tomaba para encontrarse con Tomás.

Tomás y Marina

Marina y Tomás, los nombres que elegí para los primeros personajes de mi primera novela, esa que surgió como una apuesta y que fue escrita hace años ya, exactamente en el verano de 1999,  ¡Caramba, otro siglo! Ya ha llovido sí, tronado, relampagueado y también han habido muchos días de sol radiante, uno de los mejores aquel en que decidí que esa novela debía salir del cajón donde había permanecido tantos años en silencio. Y el otro bonito y memorable día cuando Lola Gude, editora en Penguin Random House me comunicó que me publicarían La pelirroja de la bicicleta.

(En la entrada del 8 de julio de este blog, titulada «Una novela sin título» podéis poneros al día de cómo surgió mi novela)

Marina regresa a su pueblo tras la muerte de su padre debido a una penosa enfermedad en la que ella ha debido asistirlo. Y regresa únicamente para los meses de verano y movida por el interés económico, necesita trabajar para aliviar en algo su difícil situación económica. Un año completo al cuidado de su padre ha dejado su cuenta en números rojos y necesita, al inicio de curso, retomar su tesis para poder acabar al fin su doctorado en Filología francesa.

Pero Marina está agotada tanto física como mentalmente, el desgaste normal tras la dedicación a tiempo completo por el bienestar de su padre, y no sabe lo difícil que le va a resultar salir airosa de ese empleo que su madre le ha conseguido en la empresa textil del pueblo. Precisamente esa cuyo dueño, Tomás, hará que su vida de un giro completo de nuevo.

El primer día en la empresa marcará esa relación, un encontronazo en el camino rumbo a su nuevo empleo hará que todo con ellos sea un tira y afloja constante que les llevará a las situaciones más curiosas, embarazosas y divertidas que ninguno pueda imaginar.

Tomás luchará por conseguir tan solo una cosa: la sonrisa de Marina y ella se la va a negar de todas las maneras posibles. Vamos a ver a un hombre luchar por el amor de la mujer de la que está fascinado desde el principio y lo hará del modo más insospechado para Marina: a través de toda una serie de bromas a cuál de todas más ingeniosas y ocurrentes. Por lo que sumergirnos en la conquista de Tomás nos hará esbozar muchas sonrisas y soltar unas cuantas carcajadas.

Sufriremos con Marina por todo aquello que desea y anhela desde que conoce a Tomás. Las malinterpretaciones entre ellos están a la orden del día, y eso la lleva a negarse la evidencia más grande que jamás ha tenido ante ella: que está enamorada y que pese a todo desea a ese hombre en cuerpo y alma.

Sufriremos con Tomás en su singular lucha por conquistar a esa pelirroja que lo vuelve loco en todos los sentidos posibles y sufriremos, a sí mismo, con Marina por todo lo que nos mostrará de su pasado que no la deja avanzar en su presente.

Como ya habéis podido observar la entrada de hoy no tiene más que un único fin: el de daros a conocer a mi pelirroja, este es un blog del que me enorgullezco por hablar de todas esas pequeñas cosas que invaden nuestro día a día y hoy deseaba darle un espacio a mi primera novela publicada. Me gustaría que esta se moviese más y que mucha más gente la conociese. Sin duda la mejor publicidad es el boca a boca, por lo tanto todo aquel que hoy me lea sería de una generosidad extrema por su parte el hablar de La pelirroja de la bicicleta a aquellas personas a quienes les fascine una buena historia romántica.

La autora, es decir, yo misma, promete páginas llenas de risas, augura párrafos en los que una sonrisa se dibujara en vuestros labios, anuncio momentos íntimos llenos de pasión y delicadeza, os obsequio con palabras salidas de los mejores momentos de inspiración y os hago saber, sin temor a equivocarme, que podréis sumergiros en la historia desde el principio y que las líneas volaran ante vuestros ojos sin daros cuenta.

Marina es fuerte, orgullosa y dura, porque ha sufrido en la vida y no desea que la hagan sufrir más. Tomás es divertido, imaginativo, ocurrente y pese a un pasado que no lograríamos imaginar, está al pie del cañón únicamente por y para Marina, que no dejará de ponérselo muy difícil.

Si os gustan las historias llenas de detalles está es la ocasión de disfrutarla, si os gusta reír no dejéis pasar el libro de largo, si os gusta conmoveros con palabras tiernas y dulces que llenen vuestros ojos del mismo modo en el que os la estuviesen susurrando al oído…

«       – Me gustas más de lo que puedo expresar –murmuró-; me gustas de un modo que asusta, de un modo que apenas puedo explicar… ¡Marina! –Tomás desenlazó su mano de la de ella para tomar su cara y hacer que lo mirase.

Marina escuchaba en silencio sus palabras, emocionada, enamorada, sin parpadear ni respirar.

-Me gustas tanto que me duele si pienso que no vas a ser mía»

Si os gusta apasionaros Marina y Tomás son una buena elección de lectura, os invito a pasar sus páginas, electrónicas eso sí, pero páginas al fin y al cabo que están deseando ser leídas, miradas, saboreadas, reídas, imaginadas, soñadas, deseadas… previo paso a ser descargadas.

Podéis hacerlo en Amazon, Casa del Libro… Y si gustáis, os invito a leer las opiniones de lectores que ya han conocido a mis chicos. Espero de todo corazón que, tanto esos comentarios que tan feliz me hacen cada vez que uno de ellos se añade a la lista de opiniones, como esta entrada de hoy, os anime a leer La pelirroja de la bicicleta.

Autor

antonio.izquierdo.ai@gmail.com

Comentarios

25 septiembre, 2019 a las 10:37 pm

¡Es una historia adictiva!,no puedes parar de leer y pasar páginas para seguir de cerca a sus personajes, llega un momento en el que te adentras tanto en su relación que parecen una pareja de amigos que forman parte de tu vida. La protagonista (Marina) es un personaje con enigma y te engancha a querer saber más sobre ella y sus circunstancias, puede emocionarte y hacerte reír en cuestión de segundos.Súper recomendable ,os quedareis con las ganas de mil paginas más.Gran obra Pintina😊



24 octubre, 2019 a las 9:11 am

This internet site is my aspiration, real good design and style and perfect articles.



Deja un comentario