La Gran Mentira de Bill Condon
Sin categoría

ESTRENO DE CINE: La gran mentira, de Bill Condon

Helen Mirren y sir Ian Mckellen, esos dos nombres me parecen excusa suficiente para acudir al cine. A decir verdad no leí nada de la película La gran mentira y tampoco llegué a ver comentario alguno sobre ella, prefería sentarme y simplemente sorprenderme y disfrutar.

Pensaba que con la categoría de estos dos actores ingleses y su combinación en la gran pantalla, la mitad del camino ya estaba recorrido para que la película gustase y nos hiciese pasar un buen rato, y mis expectativas se han visto cumplidas.

La gran mentira es una adaptación del best seller The good liar, la primera novela de Nicholas Searle, otra razón más de peso para animaros a verla.

La trama

Un estafador y una señora jubilada, pero justo al inicio de la película únicamente nos parecen dos adorables personas que simplemente buscan compañía por internet. El encuentro en el restaurante me pareció encantador, aunque, ¿y cómo no serlo? por algo Ian Mckellen es un sir, todo un caballero, vamos.

En escasos segundos estamos observando a un Ian Mckellen interpretando a un anciano achacoso con problemas de rodilla, como de inmediato tenemos ante nosotros a un señor ágil y desbordando energía. Esa dualidad en el personaje, cuando pasaba de ser uno u otro, como si de una doble personalidad se tratase, ha sido muy divertida de ver: elegante culto, distinguido, servicial. Y por otro lado: pícaro, vividor, un hombre sin principios y carente de remordimientos y con una gran sangre fría.

El actor interpreta a un estafador sin escrúpulos y lo que nos cuesta creer es que vaya a engañar de verdad a la señora que acaba de conocer y que le ha abierto, no solo las puertas de su casa, sino también su corazón, pasando casi de inmediato de ser dos desconocidos a vivir juntos.

Una profesora jubilada, culta, educada, inteligente, sencilla, con una vida tranquila, alguien que solo desea compañía y disfrutar de lo que le resta de camino para recorrer en la vida junto a ese señor tan tierno y entrañable y que la llena en su soledad.

Si os fijáis en el cartel de la película este está divido en dos colores: blanco y negro. Ella viste de blanco, como si representase la pureza, él de negro, la parte oscura y todo lo desconocido. Muy bien conseguido el efecto de la fotografía anunciándonos que no es un simple cartel promocional.

El arte de estafar… elegantemente.

Entre ellos hay un tercero en discordia: el nieto de la confiada jubilada. El joven no se cree en ningún momento esa gran amistad que ha surgido de la nada. Siempre atento a los intereses de su abuela, muy bien situada económicamente por cierto, no confía en las buenas intenciones del encantador anciano.

A medida que avanza la historia de La gran mentira vamos sufriendo con la protagonista, al comprobar la total inocencia que demuestra hacia ese ser que no es sino un completo desconocido. Nos cuesta creer que sea tan cándida y quizás empecéis a pensar si ella no esconde algo.

Cuando parece que nada nuevo va a ocurrir, la trama de La gran mentira da un giro y la oscura cara de la segunda guerra mundial asoma entre ellos, justo en el momento en el que el nieto intenta desenmascarar al estafador. Pero lo que parece que va a ser la caída de este, se convierte en una excusa mayor para que su abuela caiga más rendida si cabe a los pies de quien tanto mal le desea… ¿O no? Porque él parece genuinamente preocupado ante los problemas de salud que ella acusa y entonces, llegados a este punto, ya no sabemos si él está fingiendo o no, si llevará a cabo su plan inicial o será honesto por una vez en la vida.

Pasado muy oscuro para un inesperado final.

La gran mentira se nos ofrece inicialmente como una simple película de estafa millonaria, aunque acaba siendo una dramática historia que escondía detrás un desgarrador episodio en la vida de la protagonista ¿Qué papel juega ese encantador vividor en ese triste episodio? Sin duda deberéis acudir al cine a averiguar de qué se trataba La gran mentira para comprobar quién miente más.

Para abrir boca os dejo con el tráiler de La gran mentira

Si por fin os decidís a ver La gran mentira, hacerlo en versión original es una excelente opción, ha sido un placer disfrutar de la voz de Ian Mckellen.

¡¡Feliz cine!!

Si os gusta el cine:

ESTRENO DE CINE: La audición de Ina Weisse

ESTRENOS DE CINE: Puñales por la espalda

Autor

antonio.izquierdo.ai@gmail.com

Comentarios

Deja un comentario