downtown abbey
Cine

Estreno de cine: Downton Abbey

O… elegancia y distinción en la gran pantalla.

Últimamente hago pocas paradas en los cines, miles de asuntos pendientes me han impedido asistir a disfrutar de esos buenos momentos que, sin duda proporciona el asomarse a la gran pantalla para poder perderte durante un par de horas en otros mundos, alejados de la cotidianidad. Pero si tenía algo claro es que no deseaba perderme el estreno de Downton Abbey.

Soy fan de la serie, digo soy, en tiempo presente, porque aunque ya no esté en la programación de televisión lo de ser fan no pasa, no caduca, no prescribe. Si algo te gusta mucho creo que es para siempre, y me parece que ese es el caso de esta serie que ahora nos regala minutos, alargando la producción hasta convertirla en largometraje.

El estreno de la película ha sido como el tiempo añadido, la prórroga y los penaltis en el futbol, un tiempo extra o directamente un recreo: un momento para no pensar y saborear ese merecido descanso.

Viendo la película se tiene la sensación de estar disfrutando de un capítulo más, mucho más largo, fuera del salón de casa pero sí, ha sido como volver a ver la serie de nuevo. Y ha sido todo un lujo hacerlo así, a lo grande.

Más que un castillo

El inicio ya te hace revivir aquellas noches en el sofá de casa, y cuando aparece la imagen de la mansión, rodeada de esas grandes extensiones verdes y al sentido de la vista le añades el del oído (porque suena la sintonía de la serie)… entonces el que se pone a trabajar es tu corazón, emocionado al poder disfrutar nuevamente de esta conocida familia, y del personal del servicio, una vez más.

El escenario en el que todo transcurre es un placer en sí mismo, si únicamente tuviera que sentarme para ver las imágenes de una estancia tras otra, como si de una visita guiada se tratase, yo ya me daría por satisfecha: vestidores, recibidor, jardines, zonas de paso, biblioteca, la gran escalera, dormitorios del servicio…  Y bueno, qué decir de la cocina, eso es otro mundo; es todo un disfrute contemplar la imagen del complejo sistema de timbres que para llamar al servicio luce en ese panel de madera al fondo de la cocina de Dowton Abbey.

Como curiosidad decir que, hasta su creación, el servicio debía esperar fuera de la habitación o estancia de la casa en la que los señores se encontraban hasta ser llamados, o incluso al fondo de la dependencia, haciendo de su presencia una situación incómoda tanto para amos como para criados.

Pasear por el castillo es aprender de otros modos de vida ya pasados, entrar en los entresijos de sus costumbres y de las diferentes tareas que cada miembro del personal de servicio realizaba: la enorme mesa de trabajo de la cocinera, la despensa, el «despacho» donde el mayordomo atiende los asuntos relacionados con su cargo, la zona de limpieza y reparación de calzado, la habitación en la que se guarda la plata, las cristalerías y vajillas aguardando la visita apropiada para las que están destinadas…


Más que una familia… los Crawley

Conocerlos a ellos es abordar la historia de Inglaterra a principios de siglo XX. A través de sus andanzas y situaciones en las que se ven envueltos, los guionistas recrean hechos y sucesos acaecidos en esa época, por lo que son un fiel retrato de la historia del país y de la sociedad en ese tiempo: herencias, sucesiones, posición de hombres y mujeres y sus funciones en la vida pública de cada uno de estos, puesto que tenían sus, llamémosles obligaciones: despachar el correo, atender las cuestiones derivadas de los asuntos domésticos, visitas de cortesía, almuerzos benéficos, asistir a bailes, ocuparse de las propiedades que sus terrenos albergan y de los arrendatarios que las ocupan y trabajan…

Los segundos de abordo: el servicio.

Sin los que no funcionan los primeros: nos gusta ese hilo invisible que parece unir a señores y el personal de servicio y que no es otro que el respeto máximo de unos hacia otros. Cada uno valora a la persona que tiene frente a él, pese a la diferente clase social a la que pertenece y que más que separarlos parece que forman un engranaje en el que todas las piezas se necesitan.

De todos ellos destaca la señora Patmore y su fuerte carácter cuando de invadir su dominio en la cocina se trata. Y también destacaría la pareja más entrañable, al menos para mí: la formada por la divertida e ingeniosa Anna y el señor Bates, ambos con gran sentido del servicio y la obediencia y también del agradecimiento, en el caso de él, ya que entró a formar parte del servicio gracias al cabeza de familia del que es ayuda de cámara. Todavía recuerdo lo mucho que sufrimos con los capítulos en los que la cárcel hizo que esta pareja sufriera una separación triste y angustiosa.

La mejor de todos, la condesa viuda de Grantham: la abuela

Parece que Maggie Smith siempre ha sido una venerable y adorada anciana pero, ni que decir tiene que esta actriz también ha sido joven. Aunque tal vez su presencia en la gran pantalla como la profesora McGonagal en Harry Potter, o la madre superiora que riñe a Whoopi Goldberg en Sister Act, o tal vez esa Wendy ya entrada en años en el Peter Pan de Spielberg nos llevan a tener esa imagen de ella.

Nos encanta su papel en la serie y sus frases ya míticas; sus caras, su manera de inclinar la cabeza, apoyada en su sempiterno bastón, cuando habla que tal parece que dictase sentencia por lo contundente de sus palabras, o su especial y singular mirada que sin duda se debe a la disfunción tiroidea que padece.

A quién le apetezca escucharla y verla en acción, simplemente como Maggie Smith lejos de todo personaje o caracterización, le recomiendo el documental Nothing like a dame en el que aparece junto a otras damas de la escena como Judi Dench, Joan Plowright y Eileen Atkins

https://www.filmaffinity.com/es/film401569.html

El vestuario: coprotagonista indiscutible

Hablar del vestuario en Dowton Abbey es remitirnos a un protagonista más en la serie y ahora también en la película. Los diseños son insuperables, las telas, sus brillos, las caídas y estampados una delicia. Cada par de zapatos (si prestamos la suficiente atención podremos distinguirlos entre fotograma y fotograma), los collares, broches, los detalles en el pelo de las damas, los bolsitos de mano… Y si nos vamos a la hora de desvestirse también podremos ver las batas y la ropa interior que se estilaba en la época.

A través de  la ropa y de los accesorios de cada personaje del elenco podemos ver la evoluciónde la moda, todo el vestuario desde el inicio de la serie es historia viva del vestido.

Y para todos aquellos fans de los sombreros, ver la evolución del mismo a través de los años de emisión capítulo tras capítulo será, sin duda, de su completo disfrute.

Mi recuerdo desde aquí a la también mítica serie británica Arriba y abajo, que en su día ofreció grandes momentos.

Que disfrutéis de los minutos de visionado tanto o más de lo que hice yo (tener a dos comentaristas en directo sentadas junto a mí en la sala de cine es algo que cada vez me pasa más a menudo en mis visitas al cine).

Una delicia de película, pese a mis vecinas de butaca.

Autor

antonio.izquierdo.ai@gmail.com

Comentarios

11 octubre, 2019 a las 11:45 pm

Lo mejor de la película sin duda, la condesa y su perversa ironía.



24 octubre, 2019 a las 9:12 am

I¦ll right away grasp your rss as I can’t to find your e-mail subscription hyperlink or e-newsletter service. Do you have any? Kindly let me understand so that I may just subscribe. Thanks.



3 agosto, 2020 a las 11:25 pm

An outstanding share! I’ve just forwarded this onto a co-worker who has been conducting a little research on this. And he actually bought me dinner simply because I found it for him… lol. So allow me to reword this…. Thank YOU for the meal!! But yeah, thanks for spending some time to talk about this subject here on your website.



5 septiembre, 2020 a las 4:54 pm

Way cool! Some very valid points! I appreciate you penning this write-up and also the rest of the website is also very good.



8 septiembre, 2020 a las 2:29 pm

I want to to thank you for this excellent read!! I definitely enjoyed every little bit of it. I have you saved as a favorite to check out new things you post…



Deja un comentario