arturo perez reverte
Novelas

Arturo Pérez Reverte… sobran las palabras.

Su solo nombre ya nos lleva a pensar en su verbo fácil, escuchar a Arturo Pérez Reverte es como abrir un baúl en el que caben muchas cosas: sabiduría, experiencia, literatura, historia, el mar… ese que tiene tan presente, por el lugar en el que nació y por lo mucho que navegar en su barco le hace disfrutar.

Y a una inmensa mayoría lo que nos gusta es navegar entre las líneas de sus libros o entre las frases que escribe o lanza en diferentes medios y que son toda una lección de vida muchas veces. Me gusta escuchar hablar a Arturo Pérez Reverte, y no solo escucharle, también mirarle mientras lo hace, su seriedad, los ojos fijos puestos en su interlocutor, la expresividad de sus manos, su intensa mirada, o esos párpados que se entrecierran marcando las arrugas en las comisuras cuando se ríe. Sí, por si no se ha notado tengo que decir que… cumplir años a don Pérez Reverte le  sienta fenomenal.

Lo de que me guste escucharle me viene de lejos, de muchos años atrás, cuando era reportero en Televisión Española. Parece que no, pero ya ha llovido desde que veíamos aparecer en la pequeña pantalla a la hora del telediario a Arturo Pérez Reverte en zonas de conflicto, donde, tal y como él dice, se limitaba a dar noticias e informar de situaciones, era un mero transmisor donde otros se ocupaban de dar opiniones, era otra forma de hacer de reportero.

Observando se aprende

Qué duda cabe que Arturo Pérez Reverte era un gran observador de la realidad que le rodeaba allí donde era destinado y lo sigue siendo, observador, quiero decir y él así lo hace saber. Salvando las distancias y con todos mis respetos, en eso nos parecemos, no hay placer más sencillo que sentarse en un bar, un restaurante o el banco de una plaza, punto de encuentro de toda la variedad que conformamos el género humano, para poder mirar sin que se note, siempre sin descaro alguno y por supuesto respetando al máximo al prójimo.

Soy miope, y alterno gafas y lentillas, el día que hago uso de estas últimas, me escondo tras los cristales de mis gafas de sol y observo todo lo que a mi alrededor acontece: un encuentro entre amigos, una diferencia de opiniones entre una pareja, los gestos de alguien al hablar por teléfono con otro alguien… Dos enamorados que se comen con la mirada mientras beben una caña bien fresquita, la pareja de muchos años casados ya que miran todo en silencio porque al parecer nada nuevo tienen que decirse, un grupo de adolescentes que se cuentan sus vivencias del día y el asombro que manifiestan ante lo que los mayores con los que conviven, bien sea en casa o en clase, les hacen llegar con las opiniones tan dispares que de la realidad ambos tienen, o la simple inocencia de un grupo de niños que comparten juegos.

A veces olvido que mis gafas son las de vista, que no me parapetan los cristales oscuros y que estoy mirando con demasiada fijeza a alguien cuando debería estar atenta a mi teléfono o mi portátil. Fallo de observadora sin disfraz de camuflaje.

Observar sirve para conocer a todos aquellos que no están entre tu círculo más cercano, ayuda a interpretar muchas cosas, a salirte de tu zona de confort, a ver el mundo a través de otros y qué duda cabe que, para alguien como yo, que me gusta escribir y para alguien como Arturo Pérez Reverte, profesional de la escritura, de observar surgen muy buenas ideas. Observar la condición humana te hace pensar, plantearte una serie de interrogantes y él lo hace a la perfección en las reflexiones que a través de sus libros nos hace llegar.

Arturo Pérez Reverte, escritor profesional.

Así es como él mismo se define y el título viene avalado por su dilata bibliografía y por su prosa, ágil, cuidada, de diálogos inteligentes y contextos tan bien estudiados. Para ser escritor antes debes haber leído mucho, para ser un gran escritor debes haber leído mucho, de todo y haber escrito mucho también.

Arturo Pérez Reverte ha sido lector desde muy pequeño, creció rodeado de una gran biblioteca familiar. Siempre que le preguntan en Twitter recomienda a Joseph Conrad, considerado uno de los grandes autores en lengua inglesa del S. XIX, algunas de sus obras aconseja leerlas, como «El tifón» o «La línea de sombra».

Twitter Pérez Reverte

O… cómo decirlo con pocas palabras, de eso también está curtido Arturo Pérez Reverte, contestando siempre que puede en Twitter y dando lecciones en una breve frase o párrafo corto pero siempre diciendo lo que piensa; exponiéndose a que se le critique de manera continua llegando incluso al ataque verbal por todos aquellos anónimos que se amparan en un twitt para decirle lo que de otro modo no se atreverían.

Alguien le llamaba escritor mediocre el otro día y yo me sentí indignada, porque te podrán gustar o no sus novelas, pero llamarle mediocre cuando escribe no es un adjetivo que defina su tarea contando historias. ¡¡Creo que don Pérez Reverte no tiene mediocres ni los calcetines que usa para estar por casa!!

Para saber qué es escribir con mediocridad antes habrá que leer mucho para poder opinar y comparar o sentarse frente a un cuaderno en blanco o un ordenador e intentar sacar una historia más o menos coherente, una vez que la tengas darle brillo, pulirla y dotarla de magia es una tarea que para quien no ha escrito nada en su vida es lo más sencillo del mundo: criticar a alguien de la calidad y experiencia de un escritor de la talla de Arturo Pérez Reverte.

Pérez Reverte columnista.

Sin duda es el que más me gusta a mí, una microhistoria contada con desparpajo y con ese sello personal «made in Arturo». A veces son anécdotas, otras, algo que ha visto o le ha sorprendido: la cotidianidad hecha literatura, sin duda alguna.

Pérez Reverte miembro de la Real Academia de la Lengua, creador de Zenda Libros… ¡¡qué de cosas caballero!! Y se atreven a llamarle mediocre… pues para mi quisiera yo esa mediocridad, la verdad.

Arturo Pérez Reverte: bibliografía.

Desde su primera novela «El húsar», 1986 ya ha llovido bastante y lluvia de todo tipo en lo que a la temática de sus obras se refiere, los géneros que ha tocado son variados, lo que dice, mucho y bien de su gran versatilidad.

Sus novelas están llenas de viajes personales repletos de vivencias, lecturas e imaginación. Enmarcando sus historias con rigor histórico, cuidando este al máximo.

Arturo Pérez Reverte puede transportarnos al siglo XVII con su famosísimo personaje Alatriste, donde hace revivir un género, que podemos degustar con el mismo deleite las páginas de Falcó, su saga de espionaje. O sumergirnos en el Madrid de 1868 de El maestro de esgrima.

Género histórico, narración bélica, historias de aventuras allende los mares o su singular Los perros duros no bailan, simpática y entretenida novela policial en la que los protagonistas son unos perros, a los que dotará de pensamiento y donde resaltará esa lealtad que tanto admira en estos animales.

Lealtad, dignidad, valor… palabras que siempre remarca en sus libros y en su vida personal pese a todas sus vivencias.

SIDI lo último de Arturo Pérez Reverte

Sidi, la última novela de Arturo Pérez Reverte llega tras publicar este mismo año «Una historia de España», recapitulación de artículos de historia publicados en XL Semanal, donde de manera subjetiva y muy personal y sin querer sustituir a los historiadores, nos acerca nuestra historia a través de noventa y un episodios, desde los Celtas hasta acabar en 1982.

Con Sidi se aleja de la época contemporánea de Falcó para introducirnos en el siglo XI. Las primeras líneas que la editorial nos deja leer de esta nueva novela de Arturo Pérez Reverte auguran una excelente historia contada con la brillantez con la que siempre resuelve su escritura.

Y bueno, para cerrar mi admiración por Arturo Pérez Reverte en esta entrada decir que, gracias a una buena amiga, retuiteó la portada de mi novela La pelirroja de la bicicleta, lo que sin duda es todo un honor para mí y de lo que le estoy enormemente agradecida.

Autor

antonio.izquierdo.ai@gmail.com

Comentarios

23 octubre, 2019 a las 11:51 pm

Descripción inmejorable de un escritor al que yo considero de los mejores de la literatura española actual.
Gracias por esta entrada tan magnífica.



24 octubre, 2019 a las 8:18 am

Your style is so unique compared to many other people. Thank you for publishing when you have the opportunity,Guess I will just make this bookmarked.2



Deja un comentario